El nacimiento de un clásico

TIEMPO DE "YO TE AVISÉ!!"

 

 

            Invierno 1987: poco tiempo después de los exitosos shows en el teatro Astros, y en medio de la polémica surgida a raíz del episodio que los enfrentó a los radicales, los Fabulosos Cadillacs entraron nuevamente a un estudio para registrar su segundo disco: ‘Yo te avisé!!’. A diferencia del anterior, se tomaron su tiempo para preparar el contenido. El título lo decía todo, y por si quedaba alguna duda Gaby aclaraba:

“Se llama así porque sabíamos que va a ser un éxito. Entre las cosas extramusicales que más nos gustan, una es taparle la boca a los que hablan y no saben nada. Son los que creen que Mercedes Sosa es rockera y eso no es cierto. Nos criticaron desde el principio”

La grabación tuvo como productor a Andrés Calamaro, quien poco tiempo antes había dejado de formar parte de Los Abuelos de la Nada.

 

 

“Nos hicimos muy amigos de él, cosa que jamás imaginamos posible. Era una especie de ‘Todo lo que no queremos ser’, pero al conocerlo bien nos entendimos muchísimo y nos llevamos bien.”, opinaba Gaby acerca del productor.

 

Andrés se tomó muy seriamente su labor: "Esta vez no estoy haciendo arreglos sino que estoy grabando con el grupo como productor. Cuando me llamaron los chicos ellos estaban a punto de entrar en el estudio. Habían ensayado muchas veces e incluso muchos temas ya los habían tocado en vivo. Se podría decir que esta vez mi trabajo se basa más en la pasión. No estoy ni cantando ni tocando teclados como en otras grabaciones, pero esto es lo que queremos los Cadillacs y yo."

 

Pero el ex-Abuelo y ex–Rodríguez no pudo con su genio e hizo un pequeño aporte de instrumentos y coros a lo largo del disco. Y no fue el único... por aquellos días la diva Susana Giménez lanzaba al aire de la pantalla de ATC su exitoso ‘Hola Susana’, que aun hoy sigue vigente. El asunto es que sus Susanos (las chicas que están ‘plantadas’ detrás suyo poniendo caras, bailando y cantando) se encontraban también en ese estudio grabando unos jingles para el nuevo programa. A Andrés se le ocurrió la brillante idea de invitarlas a poner coros en un tema, y ellas aceptaron gustosamente. El resultado final: excelente!.

 

Con respecto al contenido general, Sergio remarcaba que “este es un disco de puro ska, desde la estética de la tapa hasta la última canción”. No es por contradecir al saxofonista Cadillac, pero también se nota la influencia de otros ritmos que ya venían probando en ‘Bares y fondas’. Sin embargo, la idea general era esa, y el sonido logrado mucho tuvo que ver con haber elegido Ion, un estudio clásico donde grababan orquestas típicas y de tango, similar a aquellos donde se hicieron las primeras grabaciones de reggae y ska. A su vez, poseía más cámaras de reverberancias naturales, adecuadas para lo que ellos querían hacer.

 

A diferencia de Bares y fondas, esta vez no grabaron los instrumentos por separado, sino que tocaron todos juntos en el estudio siempre que se pudo, como si se tratara de uno de sus efectivos shows en vivo. La seguridad de los músicos también jugó a favor: "Yo ahora me siento muy diferente dentro de un estudio de grabación a como me sentía antes -afirmaba Vicentico-. En una primera grabación estás como tratando de grabar un 'demito' y alguien te tiene que ayudar a hacer con eso un disco. Es cierto que ahora hay que mantener el éxito del primer disco, pero eso ahora no nos preocupa. Hace bastante que estamos tocando los temas nuevos y yo creo que son realmente originales."

 

"Esta placa –profundizaba Vainilla- posee un repertorio enraizado en la música de los ’60, música tocada por negros. Incorporamos el sonido Dub (versión de reggae hablado, fraseado, saturado de delay), en el tema ‘El genio del Dub’. Tocamos Ska pero de una manera más cruda y primitiva que en el disco anterior”

 

Vicentico notó una evolución importante en este segundo trabajo, tanto en lo musical como en las letras:

“Al disco en sí lo veo muy ‘mangiado’ porque son temas que tocamos en vivo muchas veces. Y como banda también crecimos mucho. En el primer LP casi no hay sección de caños, sino arreglos tirados por ahí. En cambio acá está todo muy trabajado. Y, a la vez, no perdió la esencia de lo que somos, porque suena muy Cadillac.”

 

“Las letras reflejan situaciones cotidianas, quizás tengan una actitud irónica. No somos graciosos: puede resultar gracioso ver nueve gordos saltando en el escenario, pero lo que decimos refleja bien la realidad”

“En ellas hay un gran cambio –agrega-. A lo mejor uno dice siempre lo mismo, pero va puliendo el lenguaje y la manera de encarar cada letra.”

 

El formato más popular para registrar música por aquellos días era el disco de vinilo, también conocidos como Long Play (LP). Pese a su nombre, su duración -visto desde nuestro presente- no era tan larga: solo permitía almacenar alrededor de cuarenta minutos de música. El limitado espacio provocaba que muchas veces los músicos se vean en la obligación de descartar temas.

 

El LP ‘Yo te avisé!!’ consta de 10 temas, pero había otros que quedaron afuera. Uno de ellos fue Muévete (cover de The Jam), Tequila (de Terrorvision), Vuelve a entrar (aun inédito) y Siempre me hablaste de ella, cuya versión, según me comentaba Rotman "era más punkie, diferente en el estribillo y sonaba mejor, pero por estupidez de CBS (Sony)  no quedó". Lo que sí quedó -por error- fue la letra del tema dentro del sobre interno que contenía al disco. Afortunadamente “dio a luz” tiempo más tarde, pero las otras canciones no corrieron la misma suerte.

 

Hablando del tema, es una lástima que en la edición en CD de los primeros discos, como pasó con el resto de los títulos anteriores a ‘El león’, se excluyeran datos, fotos y letras que en la versión ‘vinilo’ formaban parte del sobre interno.

 

Por suerte, en el booklet de ‘Yo te avisé!!’ conservaron una serie de nueve fotos, cada una de ellas acompañadas por frases de los integrantes. Se destaca una, correspondiente a Dany, que dice “Si alguna vez dejás de tener algo que quisiste y lo recuperás, no lo vuelvas a perder”. Vicentico comentó su origen:

“Es más o menos lo que le pasó, porque fue nuestro primer trompetista, grabó el primer disco y cuando se fue entro Sergei (Itzcowick). Pero en realidad él se había ido muy mal, fue como si de golpe nos dejamos de dar bola, sin que nadie supiera bien por qué. Y cuando volvió a entrar nos dimos cuenta que era su lugar.”

 

El segundo plástico de Los Fabulosos suena muchísimo mejor que “Bares y fondas”. El sonido es limpio, los caños se escuchan afinados y la voz de Vicentico es un poco más clara. Daniel Grimbak, dueño de Rock & Pop y famoso empresario del ámbito musical (trajo a Argentina a U2 y Rolling Stones) opinaba acerca de la evolución de la banda:

 

"Resulta que este verano estaba de vacaciones y con cierto prejuicio -había escuchado su primer disco, no me convencía- fui a ver un recital en Pinamar, de esas giras habitualmente que se hacen en la costa. Vi un grupo que me partió la cabeza. Posteriormente escuché su segundo álbum y la evolución que vi en ese grupo, pocas veces la vi en un grupo argentino. De un disco a otro, en menos de un año..." 

 

Las críticas a esta altura eran un poco más piadosas para estos nueve músicos. Es que ahoa erstaba bien hablar de los Cadillacs, era correcto, porque nadie podía negar la continuidad de su éxito. Los periodistas sostienen que el segundo disco es el que define qué pasará con el grupo. Vicentico respondía a esta postura:

“Yo no comparto mucho esa idea. Es más bien una imagen de la gente y de la prensa. Me parece que, si somos un grupo, no pensamos en un segundo disco, sino –no sé- en diez discos. El segundo es una cosa aparte y a su vez es parte del grupo”.

La placa discográfica en cuestión tuvo un éxito rotundo: las canciones no tardarían mucho tiempo en trasformarse en hits. La cara más virtuosa de la banda se entreveía a través de ‘El genio del dub’: una intro impresionante para un tema demoledor, con ritmo innovador parecido al rap. Gaby explicaba de qué se trata:

“No es un rap, sino un dub: una manera de grabar reggae. Es cadencioso, en cambio el rap es algo más rítmico. Tuvimos un tema medio rap, pero lo dejamos. El problema del rap es que nos gusta a todos, pero creemos que no da para hacerlo. Conocimos a un tipo que hace ese ritmo y se lo presentamos a Andrés (Calamaro) para que grabe un funky”.

    Sin embargo, el máximo éxito que se instaló en boca de todos fue el divertido ‘Mi novia se cayó en un pozo ciego’. Hasta la llegada de ‘Matador’, sería el principal caballito de batalla de sus shows. Ellos mismos trataban de explicar el porqué de este éxito, concluyendo que la palabra "carajo" (gritada por todos) ayudó mucho. Sin embargo, no fue intencional su elección. Pasó que no encontraban otra buena palabra que rimara con "abajo"...

 

 

Pero por aquellos días decir ‘malas palabras’ en los medios no era correcto, y no faltaron los conservadores de turno que se quejaron porque la letra incluía dicho término. Incluso Juan Alberto Badía (famoso conductor que se popularizó a mediado de los ’80 con el programa de TV ‘Badía y compañía’, por el que desfilaban las figuras más importantes de la música argentina contemporánea) los censuró mientras estaban tocando.

 

“¡El éxito del tema te demuestra que se puede decir y que no pasa nada! –enfatizaba Vicentico- Sólo nos pasó que Badía (N. De R.: uno de los pocos espectadores que vieron debutar a los Cadillacs en el casamiento de Tinelli) nos cortó el tema cuando fuimos a tocar. Una actitud estupidísima. Badía está loco. Hasta nos puteamos con él porque es un tema que suena todo el día por la radio. ¡Y es un ‘carajo’! ¿o en qué época vivimos?”

 

Otro ska que se encuentra en el disco es ‘Yo te avisé’. A diferencia del anterior, tiene una letra más rica, dedicado particularmente para un periodista marplatense que los criticaba sin escrúpulos, pero también para todos los que deseaban que los Cadillacs dejaran pronto de existir.

 

‘Estoy harto de verte con otros’ presenta una típica letra adolescente de los Cadillacs de primera época, pero con un tímido guiño hacia el cine. Hasta se escucha una voz de fondo al grito de "Almodovar!", que también fue reproducida en sus posteriores versiones en vivo. Una de las frases de la canción dice ‘Quiero ver a tu padre preocupado por mi traje’ respondiendo a las críticas por la forma en que se vestían por aquellos días:

 

“En las letras hay un par de referencias al padre y a la madre, sobre lo que uno siente cuando los viejos de uno o los viejos de una novia no entienden ciertos códigos –decía Gaby-. Incluso a nosotros nos criticaron mucho porque hablábamos de la ropa o nos vestíamos de cierta manera, cuando la ropa es la manera de diferenciarse de otras generaciones o formas de pensar. Es ser más libre y tener ganas de hacer otra cosa, algo que no mencionábamos en el primer disco porque lo dábamos por sobreentendido. Entonces me dio ganas de ponerlo en las letras. Es muy importante la manera de vestir, o al menos no es criticable. Una frase del tema dice ‘En este andén mis zapatos son distintos a los demás’, una imagen muy cinematográfica.”.

 

El disco incluía el tercer instrumental grabado por la banda: ‘Cadillacs’. El él, Siperman desarrolla con su teclado una melodía muy pegajosa que es seguida por sus compañeros. El tema terminaría en popularizarse a través de cortinas televisivas, ya sea musicalizando aperturas, publicidades o informes. Pero lo trascendental es que -junto a Tus tontas trampas- conforman los primerísimos temas de LFC, cuando apenas eran un trío.

 

La lista de temas sigue con ‘Botellas rotas’, ska ensayado en vivo en sus numerosos shows pre-‘Yo te avisé!!’ con el que homenajean los buenos momentos vividos (y por vivir) gracias a la bebida. ‘Una ciudad llamada vacío’ recrea las escenas más  fuertes del disco, potenciadas por Fernando Ricciardi haciendo sonar su batería como pocos. ‘Muy, muy temprano’ es el más lento del disco, donde la fuerza de los vientos son acompañado por los coros femeninos de ‘Los Susanos’. El disco cierra con ‘Aun los escuchamos cantar’, un reggae suave a lo UB 40.

 

En medio de la grabación, Calamaro acertó al afirmar -con plena confianza- "Yo creo que aquí están los temas que van a ser los clásicos de los Cadillacs"

 

En la actualidad, Gaby hace un comentario sobre este disco, y lo agrupa junto a ‘Bares y fondas’, como si se trataran de dos volúmenes de una misma enciclopedia:

 

“Son discos muy ingenuos, cosa que se perdió después que pegamos y nos hicimos conocidos. Tienen canciones hechas desde la ingenuidad total de un pibe de 17 que escribe una canción y ni sabe por qué la escribe, pero la escribe. Son canciones que las escuchás y decís ‘pero, esto es cualquier cosa’. Yo igual reconozco honestidad total, la idea de ‘uh, hagamos un grupo’. La música no era un laburo para nosotros, todavía”

    

 

 

VITO RIVELLI

Abril 2002