Luego de una ausencia de un año y medio, la banda regresó a la ciudad donde el rock nacional dio sus primeros pasos. Y lo hicieron con un recital formidable, donde sobró adrenalina. Allí estuve presente y te cuento algunos detalles del recital:

 

- En un primer momento todo estaba planeado para realizarse al aire libre, en el Centro de Expresiones Contemporáneas, con el Río Paraná como imponente escenografía. El mal tiempo obligó a los organizadores a mudarse a pocos metros, a un gran galpón reciclado, un depósito portuario devenido en lugar para recitales cuando la lluvia obliga. Lamentablemente la capacidad era de 3.000 personas, la mitad de las del predio abierto, por lo que el cartel "No hay más localidades" se hizo presente y muchísima gente quedó afuera.

 

       

 

- Fue notoria la buena onda de los rosarinos. Fue como un recital en Buenos Aires pero con más energía y respeto. Algo que me sorprendió fue ver a la gran mayoría del público (que promediaba 18 años) con camisetas LFC, y cantando todas las canciones. También la cantidad y calidad de mujeres. Para ambos casos, vale comentar que no se trata de casuales espectadores sino de verdaderos seguidores, que tienen una historia importante: en la época de "El león", mientras los Cadillacs ganaban respeto y se daban a conocer por el mundo, en Buenos Aires no tenían un público fiel y salvaban su ego tocando en Rosario, donde ya eran locales e iban cada dos por tres desbordando cada local. A juzgar por lo visto el sábado por la noche en ese lugar, la historia se mantiene.

 

       

 

- Si bien la temperatura del predio era soportable, los organizadores hicieron un buen acto manguereando a la gente que se agolpaba cerca del vallado. La idea evidentemente era que nadie la pase mal, y dentro de sus posibilidades cumplieron con creces con el cometido.

 

- El viaje no hubiera sido nada para mí sin la compañía de la gente del canal #Cadillacs de Ciudad, viejos amigos y compañeros de batalla recital tras recital. Sufrimos hasta último momento ya que había comenzado el show y aun faltaban algunas entradas. Pero finalmente pudimos ingresar minutos más tarde y todo fue una gran fiesta. Pese a los contratiempos, coincidimos en haber vivido nuestro mejor recital en mucho tiempo.

 

       

 

- Alrededor de las siete de la tarde la banda completa llegó al predio a probar sonido. Así pudimos oír desde afuera como pasaban "Demasiada presión" y "Vos sabés". En ese momento se los vio algo cansados tal vez por el recital del día anterior en una escuela de Santa Fe. Pero esa sensación se desvaneció por completo desde el momento en que aparecieron en el escenario con "Carnaval toda la vida". La banda estuvo muy feliz y sonó impecable pese a las condiciones acústicas adversas del lugar. y fue un placer poder ver a Dany Lozano haciendo de las suyas, portando una extensa barba propia de un chivo. Mientras tanto Flavio recorre el camino inverso y apareció totalmente pelado y con poca barba.

 

- La lista de temas no tuvo grandes variantes con respecto a lo que vienen haciendo últimamente. Pero rescataron algunos puntos del "Loco miedo loco", como la versión "gasolera" de "Vos sabés", la acústica de "Estrella de mar" o la extensa "Los condenaditos" que usaron nuevamente para cerrar el show. Y fue durante este tema donde Gaby volvió a tomar "Las flores del mal", la máxima obra del francés Charles Baudelaire -poeta maldito del siglo XIX- para recitar frases intercaladas con las del tema. Un gran momento...

 

                   

 

- También incluyeron temas de siempre, ausentes en el Astral, como "Matador", "Carmela", "Manuel Santillán, el león" y "Siguiendo la luna" (donde el espíritu Rotman dio el presente). También Flavio demostró una vez más lo que sabe hacer con su bajo en la versión cada vez más abierta y extensa de "La pomeña": "El sauce de tu casa te está llorando, porque te roban, Eulogia, carnavaleando", recitaba el bajista. El recital dio comienzo apenas pasadas las 10 de la noche, y se prolongó durante 2 horas y arriba de una veintena de canciones.

 

       

 

- Cerca de un millar de personas que quedaron fuera siguieron el recital desde las inmediaciones coreando algunas de las canciones bajo la lluvia. Es para destacar que todo se realizó en un contexto de mucha tranquilidad y violencia cero, por lo que la policía montada no entró en acción.

 

 

- Entre el equipo de producción de LFC pude rescatar un rumor de que la banda tocará muy pronto en Buenos Aires, exactamente en "El Hangar", un local bailable de Liniers usado últimamente para recitales. Resta esperar una confirmación.

 

 

 

 

Vito Rivelli

28 de Octubre de 2001